Carmena y Colau, símbolos del cambio

El inmenso poder territorial que acumuló el PP hace cuatro años se ha diluido este domingo en las elecciones autonómicas y municipales en las que se votó la composición de 13 comunidades, Ceuta y Melilla y 8.119 Ayuntamientos de España. Sus mayorías absolutas han sido pulverizadas (pierde cuatro y otras tres donde gobernaba en minoría) aunque el PP pretende exhibir que se mantiene como primera fuerza política con el 27% de los votos. Si gobierna al final solo en tres autonomías dependerá de pactos con Ciudadanos. El símbolo de este cambio lo representan Manuela Carmena y Ada Colau, si confirman sus triunfos en Madrid y Barcelona. Podemos ha restado al PSOE la posibilidad de sacar provecho del declive del PP al depender de futuras alianzas de izquierdas.

Seguir leyendo.