“Le dan la espalda” los de un sindicato

VALLADOLID.— Sally Marilú Correa Gómez, esposa de José Manuel Villafaña Sánchez, afirma que el sindicato de taxistas “Gavilanes de la heroica Zací” sacó a su marido de forma injusta.

Según dice, “le dieron la espalda porque se enfermó y no respetaron su antigüedad; de hecho ya tenía derecho a sus placas”.

Tres años atrás, Villafaña Sánchez fue intervenido quirúrgicamente por disfunción valvular, pero desde la operación no se recupera.

El IMSS le dio una pensión de 7 mil pesos, pero no alcanzaba para costear sus medicamentos y mantener a sus hijos, razón por la cual volvió a trabajar en su taxi.

Como aún no se recuperaba por completo, José Villafaña tuvo un accidente mientras conducía: se impactó contra un camión repartidor de gas y peritos dijeron que él debería pagar por los daños, pero aún no cubre la cantidad fijada.

A pesar de que no trabajaba, Villafaña Sánchez realizaba el pago de sus cuotas. Tras varios años en el sindicato ya le tocarían placas, las cuales quería dejárselas como patrimonio a su hijo menor.

Sally Correa era la encargada de llevar el pago puntualmente al sindicato. Sin embargo, en una ocasión le dijeron que su esposo ya no pertenecía ahí, que lo habían dado de baja.

Comenta que a los del sindicato no les importó que ella tuviera los comprobantes de los pagos, “simplemente le dieron la espalda”.

—El caso de mi esposo no es el único en el que el sindicato se aprovecha.

—Bernardo Jesús Álvarez Hoil, presidente del sindicato, es títere de su tío Elogio Valentín Álvarez Hoil, actual tesorero, quien toma decisiones que no le incumben.

—Esa familia utiliza el poder que tiene para brincar a los socios del sindicato y adueñarse de las placas que no les corresponden.

—Al final se las dan a sus familiares, compran vehículos, los pintan y trabajan para su beneficio personal.

—Yo tengo las pruebas de que siempre pagamos la cuota al sindicato —dijo mientras mostraba los papeles que guarda en una carpeta.

Sally Correa comenta que su hijo tiene atrofia cortical leve y esto le dificultará tener una carrera, por eso su esposo quería dejarle una placa de taxi como patrimonio, así tendría un trabajo seguro.

“Me gustaría hablar con el gobernador (Rolando Zapata Bello) para decirle lo que pasó con mi marido. Espero que él tome cartas en el asunto”, dice la mujer.— DAVID OSORIO MARFIL

 

 

Follow Joseacontreras's Blog on WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: