Nestlé busca combatir obesidad

Hablar de la obesidad y su impacto exije encontrar el eje a seguir para abatir dicha enfermedad, en la que México ocupa el primer lugar en la comunidad infantil y el segundo entre los adultos. Dicho padecimiento ha cobrado un alto costo, pasándole factura al desarrollo escolar y laboral, lo que se traduce en una baja capacidad productiva. Aun cuando se han hecho esfuerzos por disminuir y prevenir la obesidad infantil, no se había hecho un estudio como el que realiza Nestlé, que detalla los hábitos alimenticios del mexicano en su etapa infantil. El estudio revela que 2 de cada 10 niños en edad escolar no desayunan, mientras que 96% de los adolescentes no consume frutas y verduras ni un día a la semana. Ni qué decir del consumo de agua natural. Su consumo es casi nulo. De hecho, es una triste realidad que en muchas zonas de México, los hábitos y la vida laboral de los padres ha provocado que los niños aplacen el horario del desayuno, incluso hasta las 11 de la mañana.

Dicho estudio se da conocer en el libro Qué y cómo comemos los mexicanos, y es una radiografía de la desnutrición que existe en la infancia mexicana. Adicionalmente, los resultados le servirán a Nestlé, para generar innovaciones y renovaciones a sus productos.

Por su parte, el INSP utilizará las conclusiones de la investigación para calcular la ingesta habitual de la población mexicana, generando una mayor información sobre hábitos alimenticios. El sector público podrá basarse en él para generar nuevas políticas de alimentación en México.

Las recomendaciones y acuerdos internacionales para la atención de la de obesidad y todo lo relacionado con la nutrición —ante organismos como la ONU y la OMS— requiere de la participación de las autoridades, la iniciativa privada y de la a sociedad.

El tema es internacional pero México es uno de los que encabeza este padecimiento que arroja cifras de 2,300 millones de personas adultas con sobrepeso, 700 millones de obesidad y 2.6 millones de defunciones por dicho padecimiento al año. En la población escolar se ha elevado la prevalencia de sobrepeso y obesidad en todo el territorio nacional. 24.9% de los escolares de la CDMX padece sobrepeso y obesidad, elevándose anualmente en 10 puntos porcentuales.

Ojalá que este tipo de investigaciones ayuden a que se tomen cartas en el asunto. Hay que establecer programas a largo plazo de concientización social. Además de eso, la comida rápida deberá tener cambios que no sólo atiendan las necesidades de los tiempos actuales sino a las necesidades alimenticias de una población sana. Controlar la comida que se vende y consume en las calles significaría un gran comienzo.

Es fundamental que comience a prevenirse y combatirse a esta enfermedad crónica degenerativa, no sólo vía la recaudación fiscal o con grandes multas, sino con esquemas que ataquen el problema de raíz. De lo contrario, en lo venidero, el costo para atenderlo será demasiado alto para todos.

Esperemos que el dialogo que sostuvo la secretaria de Salud, Mercedes Juan cobre frutos y no se quede en una buena charla.

Esta columna se suma a la pena que embarga a la familia de quien fuera director general del ISSSTE, Sebastián Lerdo de Tejada, por el sensible fallecimiento. Descanse en paz.

Follow Joseacontreras's Blog on WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: