¿Se tolera el espionaje telefónico? Depende…

Ulises Beltrán y Alejandro Cruz BGC, Beltrán, Juárez y Asociados
CIUDAD DE MÉXICO, 25 de mayo.- Si bien el espionaje de conversaciones privadas y su difusión pública es una práctica considerada cuestionable por la opinión pública, tiende a aceptarse si implica dar a conocer actos delictivos o indebidos o bien si los espiados son políticos y funcionarios. La divulgación de una llamada del consejero presidente del INE, Lorenzo Córdova, es reprobada por pocos en parte porque su contenido genera molestia, aunque se coincide con que este acto busca debilitarlo como autoridad. Así lo revela la más reciente encuesta telefónica nacional BGC-Excélsior.

La divulgación de la conversación privada de Lorenzo Córdova donde habla sobre su encuentro con un dirigente indígena fue medianamente conocida (enterados, 42%). En principio la opinión pública reprueba que se espíen y se divulguen pláticas privadas. 62% está en desacuerdo con esta práctica (gráfico 1), además de que se cree que es ilegal (75%).

Este rechazo se matiza significativamente para ciertas situaciones, pues más de la mitad considera correcto que se difundan públicamente las pláticas privadas si se trata de políticos y funcionarios, si plantean casos de corrupción, actos indebidos y delitos, o bien si se afecta al pueblo (gráfico 2).

En ese tenor, sólo a 35% le parece inaceptable que se haya exhibido al consejero presidente del INE al divulgar la conversación privada en cuestión. 34% cree que es aceptable su difusión y a 30% le tiene sin cuidado lo sucedido (gráfico 3). Esto se explica en parte porque se está difundiendo el modo como el consejero presidente se expresa, es percibido como burlón y racista, alejado de la manera en que debe conducirse. Los enterados muestran molestia con los comentarios de Córdova.

No hay consenso sobre quién puede ser el responsable del espionaje y de difusión de esta conversación de Córdova. Algunos lo atribuyen a algún partido, otros a funcionarios del propio INE o se alude genéricamente a algún enemigo o político que no lo quiere (gráfico 4).

Pese a la inconformidad con el contenido de la llamada de Córdova, se cree que su divulgación tiene por objeto desprestigiarlo y se coincide con que alguien aprovecha los polémicos comentarios de esta autoridad electoral para debilitarlo (gráfico 5).

Independientemente de la manera como se expresó el presidente del INE, es reprobada la manera como el líder indígena le exigió que se le otorguen diputados a los grupos que representa con la amenaza de impedir las elecciones, hecho que motivó los comentarios de Córdova. Para 59% está mal que un dirigente social condicione así a la autoridad electoral (gráfico 6).

Este affaire llega en un momento en el que el INE dista de contar con la imagen positiva que tenía su antecesor, el IFE, hace 10 años y que paulatinamente se ha deteriorado desde 2007. 39% cuenta con una opinión excelente o buena del Instituto, esto es, 33 puntos menos que en 2005. Un tercio externa un juicio negativo sobre este organismo (gráfico 7).

Aun así, se tiende a calificar positivamente al INE en varias de sus tareas más importantes. Algo más de la mitad evalúa bien o muy bien la manera como organiza las elecciones, en que pide cuentas a los partidos y les aplica sanciones. En su responsabilidad en torno a educación cívica, las opiniones están más encontradas.

Follow Joseacontreras's Blog on WordPress.com
A %d blogueros les gusta esto: